GUISO DE VERDURAS DE PRIMAVERA

En esta ocasión toca un plato de cuchara de temporada:  la primavera.

Y estando en Navarra y hablando de la primavera hay dos ingredientes que no pueden faltar en ninguna receta que se precie. La alcachofa blanca de Tudela y el espárrago blanco. La primera dando ya los últimos coletazos con gran pena para los que disfrutamos tanto de su consumo. Y en el caso del espárrago…qué os voy a decir . ¡Qué delicia de producto!

Y es que uno no se da cuenta de lo maravilloso que es hasta que no lo prueba en fresco. Generalmente lo consumimos en conserva, que las hay muy pero que muy buenas. Pero cuando lo pruebas recién cocido, templado y con unas gotas de buen aceite y sal de escamas entras en otra dimensión.

Luego te vas dando cuenta que te lo ponen asado, salteado con trufa, en tempura etc. Algo que te parecería inimaginable. Y es que no solo de la mayonesa vive el espárrago.

Pero no acaba aquí todo. Otra verdura empieza ya a aparecer en nuestras fruterías. El guisante.

Pues mezclemos todo con armonía y realicemos un gran plato.

 

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

  • 1,6 kgr. de guisantes con la vaina ( desgranados quedan unos 700gr.)
  • 1 Cebolleta fresca.
  • 1 Puerro.
  • 1 Zanahoria.
  • 2 Lonchas de jamón ibérico.
  • 1 Diente de ajo.
  • 6 Alcachofas.
  • 6 Espárragos blancos frescos.
  • Vino blanco.
  • Harina.
  • Aceite de oliva, sal, pimienta y azúcar.

 

CÓMO ELABORAR UN APETITOSO GUISO DE VERDURAS DE PRIMAVERA.

Para poder disfrutar al máximo de estas estupendas verduras las coceremos por separado. De esta manera mantendrán su mejor textura. Es la mejor opción en la mayoría de los casos.

Empezamos por los guisantes:

Lo primero que haremos será desgranar los guisantes de la vaina. Es una operación bastante sencilla, basta con abrir la vaina por el medio e ir quitando los guisantes con el dedo. Los iremos añadiendo a un bol para luego lavarlos con agua fría. Si te da pereza seguro que encuentras alguna buena frutería que los vendan sueltos.

Los ponemos en una cazuela junto con la zanahoria ya pelada, el puerro limpio y la cebolleta entera. Cubrimos con agua, añadimos sal y cocemos. En cuanto rompa a hervir bajamos el fuego al medio, tapamos la cazuela y lo tendremos entre 3o y 40 minutos. Esto variará en función del grosor de los guisantes que tengamos, la frescura de los mismos etc.

Cuando comprobemos que están tiernos, apagamos el fuego y los dejamos en reposo.

Si lo prefieres hacer en una olla exprés, calcula alrededor de 6 a 10 minutos. En función de la olla.

Mientras se nos van haciendo los guisantes, cocemos las alcachofas:

Solo tienes que seguir las indicaciones de la receta que ya tengo publicada de : Alcachofas con jamón.

En ella te explico el proceso a seguir para cocerlas. Una vez que ya las tenemos cocidas, las cortamos en cuartos a lo largo y las reservamos en su misma agua de cocción.

 

Vamos con los espárragos:

Esta no es una tarea muy complicada aunque sí es cierto que hay que estar muy atento a la hora de pelarlos. Si tienes un espárrago bien cocido y te encuentras una hebra por no pelarlo bien…espárrago estropeado. Así que concentración.

Cogemos el espárrago con la mano izquierda o al contrario si somos zurdos y vamos  pasando el pelador de arriba a abajo sin tocar la punta y girándolo a la vez que lo vamos pelando. Cuando lo tengamos terminado comprobamos con la yema de los dedos que no tiene ninguna hebra. Si es así lo repasamos. Esta operación es quizás la más importante. Te costará un poco al principio pero ya le irás pillando el tino. ¡Ánimo!

Ponemos una cazuela con agua al fuego. Cuando rompa a hervir, le añadimos sal y azúcar. Esto ayudará a contrarrestar el amargor de los espárragos. Los lavamos bien con agua fría y los cortamos todos del mismo tamaño, quitándoles parte del culo. Los ponemos a cocer durante 10 minutos aproximadamente. Dependerá del grosor de los mismos, así que procura que sean todos similares. Comprobamos que están en su punto probando un trocito y si no es así les damos más tiempo.

Si notamos que el caldo está amargo o demasiado dulce lo corregimos. Los dejamos en reposo en su misma agua de cocción.

 

Cuando tengamos los guisantes en su punto correcto de cocción los retiramos del fuego.  Apartamos la zanahoria y la guardamos en la nevera para darle algún uso. Con la cebolleta y el puerro elaboramos una pequeña velouté  siguiendo los pasos de la receta que publiqué en el Blog. Como caldo usaremos el de la cocción de los espárragos.

Cuando tengamos lista esta estupenda velouté de espárragos, juntamos en una cazuela los guisantes, las alcachofas y los espárragos troceados. Salseamos con la velouté y dejamos cocer unos minutos. Ponemos a punto de sal y pimienta y le damos el último toque con un sofrito de ajo y jamón picado.

 

Pues sin más, aquí tienes este delicioso guiso de primavera.

A la hora de emplatarlo tan sencillo como coger un buen cucharón y llenar sin miedo, pero con elegancia, un buen plato. Recuerda que la comida siempre entra por los ojos.

¡QUE APROVECHE!

Guiso de verduras de primavera

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *