RISOTTO DE HONGOS

Con la llegada del otoño y al abrigo de robles, hayas y castaños, empiezan a florecer en el norte de Navarra uno de tantos manjares que nos da la naturaleza: el  HONGO BELTZA (negro en euskera). Procede de la familia de los boletus y es uno de los más apreciados en las cocinas de la zona por su gran sabor, intenso y muy aromático.

Claro que debéis pensar que me he vuelto loco por ponerme a hablar ahora de un producto otoñal a estas alturas de la primavera. Pero da la casualidad que mi mujer recibe todos los años de regalo un tremendo bote de este manjar en conserva, realizada de una manera muy tradicional tal y como suelen hacer las gentes de esa zona desde hace muchos años.

La realidad es que me están mal acostumbrando porque yo espero que llegue ese día casi con la misma ilusión que un niño en la mágica noche de reyes. Lo guardo en mi despensa y espero el momento adecuado para abrirlo, degustarlo de mil maneras durante unos días y llorar de pena esperando el momento en que llegue otro, que seguro que llegará.

Como en casa nos encanta el arroz, voy a utilizar parte de este tesoro para cocinar un delicioso risotto de hongos.

La base es bien sencilla:

Un buen caldo de ave, arroz (a mi para los arroces melosos o risottos me encanta usar el de la variedad arborio, por su grano redondo de gran tamaño) y sobre todo la intensidad que le van a dar los hongos. Un primer plato elegante o una buena guarnición para una carne. Tú decides.

¡ROCK & ROLL Y A  COCINAR!

 

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

  • 300 gr. de arroz redondo Arborio.
  • 1/2 Puerro.
  • 1/4 de Pimiento verde.
  • 2 Chalotas.
  • 1 diente de Ajo.
  • 500 gr. de hongos (ya limpios y picados).
  • 1 cucharada de Mantequilla.
  • 10 cl. de vino blanco.
  • 50 gr. de queso parmesano.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta.
  • Perejil picado.
  • 2 litros de Caldo de ave.

 

CÓMO COCINAR UN DELICIOSO RISOTTO DE HONGOS.

Empezaremos por la parte más larga de la elaboración (como siempre). En este caso con el caldo de ave.

Tienes la receta completa en la sección de ELABORACIONES BÁSICAS, SALSAS Y GUARNICIONES del blog.

Síguela con atención y tendrás un gran caldo para mojar el arroz. Mi consejo es que lo dejes preparado el día anterior. Lo tendremos  bien caliente y a punto de sal en el fuego.

 

Pasamos directamente al sofrito del risotto:

Añadimos un buen chorro de aceite en el fondo de nuestra cazuela y rehogamos el pimiento, las chalotas y el puerro cortados en brunoise. Cuando esté bien blanda la verdura, ponemos a punto de sal y añadimos el arroz. Lo rehogaremos unos minutos a fuego suave junto con el sofrito, hasta que los granos adquieran un tono anacarado. Incorporamos el vino blanco y dejamos que se evapore.

Este será el momento de ir mojando el arroz. Lo haremos poco a poco. Añadimos una pequeña parte del caldo y una vez que rompa a hervir, bajamos el fuego un punto. Tiene que seguir cociendo pero sin llegar a hervir. Iremos moviendo a la vez la cazuela para que se vaya ligando el arroz con su propio almidón. Cuando se esté consumiendo el caldo añadimos un poco más y así sucesivamente.

Ten en cuenta que utilizarás únicamente el caldo que necesite el risotto, así que es posible que te sobre.

Mientras se va cocinando el risotto, rehogamos los hongos picados, junto con un diente de ajo. Solo necesitamos que se doren. Ponemos a punto de sal y pimienta y los retiramos a un bol quitándoles el exceso de aceite y/o agua que puedan soltar. Mezclamos con perejil picado y los reservamos.

Tendremos el risotto en su punto en unos 20 minutos, aunque esto variará en función del arroz, cocción etc.

De todas maneras pasados 18 minutos incorporamos los hongos y seguimos cociendo.

El risotto estará en su punto cuando los granos de arroz estén suaves en el centro.  Será en este momento cuando lo liguemos con la mantequilla y el queso rallado al momento. Cogerá esa consistencia cremosa. Lo ponemos a punto de sal y pimienta y dejamos que repose unos minutos antes de servirlo.

Vamos con el emplatado:

Esto si que no tiene ningún misterio. Mi consejo es que el toque decorativo, en esta ocasión, se lo de la vajilla. Coge un plato bonito con algo de fondo y deja reposar en él este delicioso risotto de hongos.

BUON APPETITO!

 

RISOTTO DE HONGOS

2 Comentarios

  1. Ramón 12/05/2017 at 6:38 pm

    Vaya pintaza tiene ese rissotto!! Ummm….

    Reply
    1. Sergio 12/05/2017 at 7:49 pm

      Gracias.
      Ya sabes delantal y a darle caña

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *