SOPA DE CEBOLLA, en Cocotte de hierro fundido esmaltado de Castey.

Con el frío que se nos está metiendo en el cuerpo, uno de los platos que se nos viene siempre a la cabeza para recuperar las calorías y el buen humor es un buena sopa.

Tenemos un recetario inmenso para elaborarlas y lo mejor de todo es que se elaboran en su gran mayoría a partir de ingredientes humildes y muy baratos. Cocina tradicional, de toda la vida. Vamos,  gastronomía con mayúsculas.

Hoy os propongo una bastante desconocida por aquí pero una de las favoritas de nuestros vecinos.

La sopa de cebolla es uno de los platos más tradicionales de la cocina Lionesa y uno de los más emblemáticos de la cocina Francesa.

Un plato humilde, pero no por ello menos sabroso. Elaborado a partir de cebolla, caldo de ave, pan y queso.

Entre los cientos de variedades de queso que tienen los franceses suelen escoger el Comté: un queso añejo de vaca que elaboran en forma de enormes ruedas de hasta 40 kilos de peso.

Y para darle ese toque rústico, qué mejor que cocinarla en una cocotte, que además nos va a soportar grandes tiempos de cocción con el menor gasto energético. Y lo más importante para esta receta, la podemos introducir en el horno.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

  • 1 Litro de caldo de ave.
  • 1/2 kilo de cebollas.
  • 75 gr. de Mantequilla.
  • 100 gr. de Pan rústico.
  • 150 gr. de Queso Comté (lo podemos sustituir por Emental o Gruyere)
  • Perejil fresco picado.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra, sal y pimienta.

Y una cocotte de Castey de unos 22 centímetros.

 

CÓMO ELABORAR UNA DELICIOSA SOPA DE CEBOLLA.

Como siempre os digo empezamos por la parte más laboriosa de la receta:

En este caso, como en la mayoría, es la elaboración del caldo. Para ello le damos un vistazo al recetario del Blog y nos vamos a la sección de: elaboraciones básicas/salsas/guarniciones. Buscamos el caldo de ave y seguimos la receta.

Lo mantendremos colado y a punto de sal, al abrigo del fuego.

Cortamos la cebolla en juliana y la ponemos a pochar en la Cocotte, junto con la mantequilla en dados, un chorrito de aceite y una pizca de sal. La tendremos a fuego suave, durante unos 30 minutos, para que solamente coja un poco de color rubio.

Cuando la cebolla esté tierna, le añadimos el caldo de ave y dejamos cocer unos 15 minutos más, también a fuego suave. La ponemos a punto de sal y pimienta y la reservamos.

Cortamos el pan en rodajas lo más finas posibles y las tostamos en el gratinador del horno por las dos caras. Con cuidado de que no se nos quemen. Solo queremos que se tuesten.

Colocamos el pan encima de la sopa bien caliente. Espolvoreamos todo el queso bien rallado, salpimentamos y añadimos perejil fresco recién picado. Un pelín para darle color.

Ponemos el horno con el gratinador, introducimos la Cocotte y gratinamos la sopa.

Cuando el queso tenga un bonito color dorado, retiramos la Cocotte del horno y ya tenemos la sopa lista para tomar.

Para el emplatado:

Tenemos dos opciones:

Ponerla de forma individual en boles o cuencos que aguanten el gratinado al horno. Para ello tenemos que realizar el proceso de forma individual.

O mi preferida. Colocar la cazuela al centro con un montón de cucharas y degustarla mientras recuperamos calorías.

Bon Appétit!

 

Sopa de cebolla

(Vista 281 veces, 1 visitas hoy)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *