BROWNIE DE CHOCOLATE Y PISTACHOS CON COULIS DE FRUTOS DEL BOSQUE Y HELADO DE CHEESECAKE

Con la receta de hoy quiero dar un homenaje al Santo Valentín y endulzar un poco sus flechas con este delicioso Brownie de chocolate.

El brownie o «marroncito» en inglés es un postre típicamente americano. Se trata de un pequeño y compacto bizcocho de chocolate que también suele ir relleno de frutos secos (principalmente nueces), chocolate, mantequilla de cacahuete…

Dicen las creencias populares, y la wikipedia, que allá por 1896 lo creó un pastelero al olvidarse de echar levadura al bizcocho. De esa manera le salió este bizcocho compacto y sin altura. La idea es intentar dejarlo poco hecho por el centro, aunque para gustos están los colores.

Yo en esta ocasión le he añadido pistachos en vez de nueces y lo he combinado con un helado de cheesecake y una coulis de frutos del bosque.

El resultado: para mi parecer espectacular. Y para mi media naranja…….creo que la flecha ha tenido efecto.

P.D. Gracias a mi amigo y antiguo compañero de fogones Sergi por pasarme esta receta

Así que ya sabes: no esperes más y endulza la mesa.

 

INGREDIENTES:

  • 3 Huevos.
  • 180 gr. de Azúcar.
  • 81 gr. de Harina tamizada.
  • 90 gr. de Cobertura de chocolate.
  • 180 gr. de mantequilla (tenerla a temperatura ambiente para que esté blandita).
  • 40 gr. de Pistachos pelados.

Coulis:

  • 200 gr. de frutos del bosque (frambuesas, moras, grosellas, fresas…)
  • De 3 a 4 cucharadas soperas de Azúcar.

CÓMO SORPRENDER A TU PAREJA CON ESTE APETITOSO BROWNIE.

Lo primero que haremos será preparar el brownie:

Ponemos en el bol de nuestro batidor de varillas los huevos y el azúcar y lo montamos a máxima velocidad. Mientras tanto, derretimos la cobertura de chocolate en el microondas. Para ello la colocamos en un bol con unas gotitas de agua, a media potencia. Le costará entre 1 y  1 minuto y medio.  La juntamos con la mantequilla y mezclamos bien.  Añadimos la mezcla al bol y batimos un poco más. A continuación, añadimos los pistachos picados. Mezclamos un par de vueltas y añadimos la harina. Mezclamos con la mano para que no se baje la mezcla y la vertemos a un molde alargado, bien engrasado con mantequilla. Le damos unos golpes para que se asiente bien la masa e introducimos al horno precalentado a 185ºc  durante unos 15 minutos.

Iremos comprobando que esté hecho pinchando en el interior con una aguja de brocheta o una puntilla muy fina. Para que esté en su punto ha de quedar el centro algo crudo, como bailando. Luego solidificará. Para ello lo tapamos con papel film y lo dejamos enfriar bien en el frigo antes de desmoldarlo.

Mientras nos vamos relamiendo y se enfría el brownie, preparamos la coulis:

Tan simple como poner en un cazo los frutos y el azúcar. Le damos calor suave para que se vayan derritiendo y fundiendo a la vez con el azúcar. La cantidad a añadir de azúcar irá en función del dulzor que le queramos dar, así que iremos probando poco a poco. Una vez que estén derretidos los frutos, colamos todo a otro cazo, intentando dejar en el colador únicamente las pepitas de estos y la reservamos.

Añade los frutos del bosque que puedas recopilar o que te gusten. Lo ideal sería recogerlos en el bosque una agradable mañana de domingo, pero como no siempre es posible hacer lo que queremos, tendremos la oportunidad de encontrarlos en muchos supers. Ya sea frescos en bandejitas individuales o incluso ya mezclados y congelados. Cualquiera de las opciones será válida.

Una vez que tenemos el brownie bien frío, lo desmoldamos y lo cortamos en porciones del tamaño deseado. Como es un bizcocho bastante cañero es mejor hacerlo en trozos no muy grandes.

Ya solo nos queda emplatarlo:

Elegimos un plato bonito, colocamos un par de trozos de brownie, una bonita quenelle de helado junto a ellos y decoramos con la coulis de frutos del bosque de una manera elegante, artística tal vez…dejaremos volar nuestra imaginación. Unas frambuesas o moras de esas que nos han sobrado y espolvoreamos con pistachos picados.

El resultado no puede ser mejor y sí…seguimos salibando.

Pon unos pocos de los pistachos picados en la base del helado para que no se te mueva por el plato. Si quieres puedes darle un pequeño calentón al brownie antes de emplatarlo.

Espero que os haya gustado este postre de chocolate y eso sí que no tengas que esperar a San Valentín para darte un capricho en casa y sorprender a tu media naranja.

Brownie de chocolate y pistachos

(Vista 221 veces, 2 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *